Blog


UNA INTERFAZ NEURONAL DESCARGA LA PERSONALIDAD HUMANA A UN ROBOT

Publicado el 31 Jan 2018

Ingenieros canadienses han creado una interfaz que descargará recuerdos, emociones y la personalidad desde el cerebro humano a un robot humanoide. La tecnología se basa en un programa informático japonés capaz de extraer imágenes del cerebro. Combinada con IA. servirá para crar clones de nosotros mismos y asistentes digitales que nos alivien el trabajo.

 
Todavía es sólo un proyecto, pero el laboratorio que ha desarrollado esta interfaz, Beam Me Up, ha sido capaz hasta ahora de registrar más de 70 emociones humanas y de colocarlas en un mapa tridimensional utilizando para ello un casco de lectura neuronal. 

Según explica uno de sus inventores, Charles Bombardier, en la revista Forbes, eso significa que ya es posible asociar las emociones con imágenes y experiencias, y que en consecuencia es hipotéticamente factible crear un modelo informático de la personalidad humana. 

La interfaz se llama Zuuloo y es capaz de acceder al cerebro a través de electroencefalografía y otras tecnologías similares. Su funcionamiento se basa en un programa informático que ha sido desarrollado en el Computational Neuroscience Laboratories de Japón, que es capaz de extraer imágenes del cerebro. 
 
Los científicos japoneses, según Bombardier, estarán en condiciones, dentro de algún tiempo, de medir y copiar las imágenes del cerebro en servidores situados en la nube, así como de reducir el tiempo necesario para leer las imágenes cerebrales y transferirlas. 

Para los ingenieros canadienses, combinar esta tecnología japonesa con otras, como robots humaniodes y programas de inteligencia artificial, permitirá en el futuro transferir a un cerebro artificial las fotos y videos de los recuerdos almacenados en la memoria humana y de traspasarlos a un robot humanoide o un asistente personal inteligente (también artificial). 

Zuuloo será el encargado de estas tareas específicas necesarias para transferir aspectos de la personalidad humana a un sistema artificial externo, según Bombardier. El sistema no tendría necesidad de estar físicamente conectado a la persona, ya que sensores muy sofisticados podrían detectar las más mínimas variaciones electromagnéticas del cerebro.
 
 Fuente: Tendencias Tecnológicas